Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo EDATV NEWS
Logo Twitter
Montaje de Laporta con el equipo del Manchester United detrás

El horroroso partido de un jugador del United al que Laporta decidió no fichar

Su nombre sonó en verano, pero el presidente decidió parar su fichaje

El partido de ayer entre el Barcelona y Manchester United dejó muchas dudas y algunas respuestas. La eliminatoria ha quedado abierta para la vuelta en Inglaterra, pero la actuación de un jugador de los red devils reforzó la decisión de Laporta en no querer ficharlo el pasado mercado de fichajes.

La alineación de Ten Hag dejó descolocado a Xavi Hernández, que había preparado cambios en defensa para parar las arrancadas de Rashford desde la banda. El catalán no adaptó su estrategia, pero encontró una 'autopista' para llegar a la portería de De Gea. El eslabón más débil de la zaga era el lateral derecho, Aaron Wan-Bissaka.

Aaron Wan-Bissaka fue la clave de la primera parte

Imagen de un logo de WhatsApp pequeñoNOVEDAD WHATSAPP: ¡Pincha aquí para recibir GRATIS las noticias más exclusivas del FC BARCELONA en WhatsApp! ??

Las internadas de Jordi Alba en la primera parte desnudaron al inglés que no sabía como parar el torrente de juego que arrasaba su banda. Todas las acciones prometedoras del Barça llegaron por ahí, pero en la segunda mitad y ante una posible reprimenda del entrenador holandés, salió con otra actitud.

Pese a mejorar en la segunda mitad, Aaron Wan-Bissaka pudo cometer un dudoso penalti sobre Jordi Alba dentro del área que el colegiado no señaló. El catalán chutó y el inglés le arrolló tras la jugada. El árbitro pitó saque de esquina y el de Hospitalet le recriminó no chequear la jugada en el VAR. 

Aaron Wan-Bissaka estuvo en la órbita de los azulgranas la temporada pasada, pero se acabó decidiendo por Marcos Alonso, goleador y titular en el día de ayer. El inglés empezó la temporada en el banquillo y poco después se lesionó la espalda. Hasta la jornada 17 no estuvo disponible para el su equipo y desde entonces parece haberse consagrado como un fijo de la defensa.

Aaron Wan-Bissaka dejó muchas dudas en su técnico

Este partido le pasará factura en sus minutos. El técnico holandés pensará muy bien si volver alinearlo en la vuelta, estando el partido tan abierto y conociendo ya Xavi su fragilidad defensiva. Aaron Wan-Bissaka pudo haber acusado ayer los nervios de debutar en Europa esta temporada, ya que aunque disputaron la fase de grupos, el zaguero inglés no gozó de un solo minuto.

Laporta trató de incorporarlo con las tan famosas 'palancas' buscando un intercambio con Sergiño Dest, actual futbolista del Milan. Esa transacción era del agrado de Ten Hag, ya que recibiría al estadounidense que ya entrenó en el Ajax, pero finalmente no se materializó. Los pocos minutos que había disputado no acabaron de convencer al Barça para fichar al joven de 24 años y buscaron otras opciones de mercado que encajaban con el gusto de Xavi Hernández.

Aaron Wan-Bissaka estuvo a punto de llegar al Barça

Las conversaciones tuvieron lugar en los últimos días de mercado, por lo que finalmente Aaron Wan-Bissaka no abandonó a los red devils. El inglés está contando con minutos esta temporada, después de que el tramo final de la pasada alternara el verde con el banquillo.

Todo parece indicar que su entrenador volverá a apostar por el portugués Diogo Dalot para su reforzar la banda derecha tras superar unas molestias en el muslo, aunque han jugado varios partidos juntos. No solo el Barça ha comenzado a pensar en las rotaciones para competir por todos los títulos posibles, sino que el Manchester también deberá hacerlo si quiere tener opciones en la Premier, dónde ocupa la tercera posición.

El partido de vuelta promete más que el de ida y pese al mal resultado para los barcelonistas, su presidente puede respirar aliviado de no haber dejado pasar a un lateral derecho diferencial. Xavi ya sabe que Aaron Wan-Bissaka será el hombre al que sus atacantes tendrán que encarar para tener opciones de ganar en un 'teatro de los sueños' que se espera lleno y con un ambiente hostil ante los barcelonistas.