Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo EDATV NEWS
Logo whatsapp
Imagen de un campo de fútbol junto a Diego Pablo Simeone

Simeone y los cambios de esquema: varios planes en un mismo partido

El Atlético de Madrid no termina de encontrar un dibujo que le resuelva sus problemas, utilizando varios dibujos a largo de un mismo partido

Esta campaña, Simeone no termina de encontrar cuál es el esquema que más beneficia al juego del Atlético de Madrid. De manera habitual, sigue apostando por el planteamiento de tres centrales y dos carrileros. Sin embargo, especialmente la defensa, el equipo no termina de encontrar su mejor nivel esta temporada.

En aquellos partidos con necesidad de remontar, sobre todo fuera de casa, Simeone cambió a su clásico 4-4-2. De hecho, esa variación ha permitido en muchas ocasiones que el equipo juegue mejor y esté más compensado. Además, hay jugadores que parecen destinados a triunfar con un esquema, pero que no tienen cabida cuando se cambia el dibujo.

Las ventajas del 3-5-2

Una de las razones por las que Simeone cambió su alineación habitual fue para mejorar la salida de balón desde la defensa. Al apostar por los tres centrales, es cierto que el Atlético tiene una mayor posibilidad de sacar la pelota jugada desde atrás. Ahí es donde jugadores como Mario Hermoso han sido capaces de encontrar su mejor nivel y hacerse con un puesto como titular indiscutible.

Imagen de Diego Pablo Simeone con una pizarra de alineación
Simeone lleva apostando por el 3-5-2 desde el 2020 | Europa Press, estoesatleti.edatv.news

De hecho, aunque lo probó en ciertos contextos en el pasado, la temporada 2020-21 tuvo un nivel de juego muy alto del Atlético. Además de la salida de balón, el centro del campo funcionó de maravilla cuando Koke se asentó como el mediocentro. De hecho, la clave del éxito de este planteamiento es que ambos carriles rindan en la parte ofensiva 

Hay que tener en cuenta que ambos carrileros tienen una menor exigencia defensiva durante los partidos. Carrasco y Kieran Tripper eran dos jugadores que aportaban mucho en ataque y que tenían las espaldas cubiertas en defensa gracias a los centrales. Actualmente, Simeone sigue apostando por dos carrileros muy ofensivos, aunque sus debilidades en defensa se hacen mucho más patentes. 

Un 4-4-2 clásico 

En varias de las derrotas que el Atlético ha sufrido a domicilio, se ha podido ver un cambio de esquema por parte de Simeone. El equipo regresaba al planteamiento habitual que tantos éxitos le había dado en el pasado con el técnico argentino. Mario Hermoso se ha acoplado como lateral izquierdo y Samu Lino o Riquelme adelantaba su posición como extremo.

De esta manera, el equipo rojiblanco tiene una presión mucho más efectiva en el campo contrario. Sin embargo, se expone demasiado a sufrir los contragolpes, debido a que cuenta con menos jugadores fijos en la zona defensiva. Además, futbolistas como Javi Galán no se adaptan a la línea de cinco en defensa, siendo un lateral que encaja mejor en línea de cuatro.

En la cabeza de Simeone

Es evidente, al menos esta temporada, que Simeone tiene en su cabeza utilizar varios dibujos en un mismo partido. Ya son varios los encuentros en los que el equipo rojiblanco ha ido variando su esquema en función del contexto del partido. Sin embargo, el conjunto colchonero deberá evitar tener que realizar variaciones por culpa de encontrarse por debajo en el marcador.